Aplicación práctica de la hermenéutica

JUSTIFICACIÓN

Por medio de este trabajo se busaca tomar la practica hermenéutica como una estrategia que facilite a los estudiantes en los diferentes grados de la básica primaria, fortalecer los procesos de comprensión e interpretación de textos; ya que la hermenéutica facilita la práctica del comprender y nos conduce a la identificación del ser  no solo desde lo que concierne  al conocimiento sino también a las experiencias.

En vista de la falta de gusto por la lectura en la edad escolar, actualmente se debe proponer dentro del aula de clase  actividades que permitan al educando ir formando de cierto modo  sus propios conocimientos  con base en la interpretación  y comprensión  de lo que puede percibir y vivenciar desde su propio entorno.

Desde este punto la hermenéutica ofrece la lectura como una posibilidad abierta  a otra, que desencadena en un discurso el cual debe surgir  de la interpretación de la lectura  hecha ya sea de un texto  o un hecho real , de esta interpretación  se da la comprensión dándole al fin una significación la cual el estudiante  tomo para el mismo  viéndolo de esta manera  como un recurso   practico y no como una obligación  académica.

OBJETIVO GENERAL

Implementar estrategias  dentro del aula de clase  que faciliten el análisis y la interpretación  ya sea de un texto o de un suceso cotidiano, de manera que se facilite así su comprensión y aplicabilidad dentro de un contexto.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Interpretar y comprender el lenguaje literario y de un contexto mediante un análisis general.

Construir conocimiento a través de lecturas y producción de textos.

Socializar lo interpretado y comprendido de formas diferentes

 DESCRIPCIÓN DE ESTRATEGIAS

Para llevar a cabo este trabajo se utilizara como estrategia la lectura de un fragmento de la novela “Cuando Hitler robo el conejo rosa” y la lectura del cuento “El gigante egoísta”

Se utilizara como estrategia literaria la lectura oral dentro del aula de clase con estudiantes de diferentes edades, se les preguntara que les gusto, cual fue el tema y  que personajes intervinieron en las historias.

Como estrategia gramatical se  propondrá  que subrayen dentro del texto los verbos en pasado de color rojo, los verbos en presente de color verde y los verbos en futuro de color azul, de igual forma se les propondrá realizar un listado con cada uno de estos verbos.

También se trabajara la expresión oral y corporal   pidiéndoles a  los estudiantes que  realicen una pequeña dramatización de lo leído y una representación grafica de lo entendido.

EVALUACION DE LAS ACTIVIDADES

I

Para la evaluación de estas actividades se tendrá en cuenta la participación, el análisis que se demuestre  y la realización del taller.

INDICADORES DE LOGROS:

Analiza el tema, las características y los propósitos comunicativos de un texto.

Clasifica en un texto las palabras según se asentó.

Interpreta gráficamente un texto y su propio contexto.

Identifica las partes del cuento y sus personajes

Realiza producciones textuales a partir de un tema en concreto

Analiza de acuerdo a su edad situaciones de la cotidianidad.

CUANDO HITLER ROBO EL CONEJO ROSA

(Fragmento)

CAPITULO 3

Después de aquello todo sucedió muy deprisa, como en una película acelerada. Heimpi se pasaba todo el día seleccionando  y empaquetando cosas. Mama estaba casi siempre fuera o al teléfono  ocupándose del contrato de la casa o del almacenamiento de los muebles  una vez que se hubieran marchado. Cada día, cuando estaban ayudando a mamá  a empaquetar libros. Miro los estantes vacios y sonrió:

-¡Los volveréis a colocar todos, ya veréis!

Aquella noche, el sonido de coches de bomberos despertó a los niños .No uno ni dos, sino cerca de una docena  pasaron a toda marcha por la avenida que había al extremo de la calle, haciendo sonar sus campanas. Cuando se asomaron a la ventana, vieron que sobre el centro de Berlín el cielo estaba de un color naranja brillante. A la mañana siguiente  todo el mundo hablaba del fuego que había destruido el edificio  del Reichstag, y que los Nazis eran los únicos que podían acabar con aquel tipo de cosas, de modo que todo el mundo  debía votarles en las elecciones.

Pero mamá oyó  que habían sido los propios Nazis los autores del incendio.

Tomado de cuando Hitler robo el conejo rosa, Judith Kerr

Alfaguara juvenil, Colombia 2007, p 37

ACTIVIDAD DE APLICACIÓN

Responde.

-¿Dónde se desarrolla la acción?

¿Cuál es el tema de la historia?

¿Quiénes son los personajes?

Subraya con color rojo los verbos en pasado, con color verde los verbos en presente y con color azul los verbos en futuro. Luego llena la tabla.

PASADO

PRESENTE

FUTURO

3. Coloca la tilde donde sea necesario.

Depues     ,sucedio,    pelicula,    dia,   mama,    telefono,   ocupandoce,

Volvian   parecian     mas   vacia   desperto   unicos   oyo   Berlin

4. Escribe con tus propias palabras lo que entendiste de la historia

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________

5. Según lo leído describe cómo crees que  son los siguientes personajes:

Heimpi:________________________________________________________

______________________________________________________________

Mamá:­­­_________________________________________________________

_______________________________________________________________

Julius: _________________________________________________________

_______________________________________________________________

Nazis:  _________________________________________________________

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

6. Completa el final de la historia:

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

7. Sabes cuantas historias como estas suceden en tu país. Escoge una noticia del periódico donde muestren la realidad  sobre la convivencia, léela y realiza tu propio análisis de ella.

8. Con tres compañeros más debes realizar una pequeña dramatización de lo que entendieron de la lectura. Utiliza material de apoyo como ropa, mascaras y otras herramientas.

El gigante egoísta
[Cuento. Texto completo]

Oscar Wilde

Cada tarde, a la salida de la escuela, los niños se iban a jugar al jardín del Gigante. Era un jardín amplio y hermoso, con arbustos de flores y cubierto de césped verde y suave. Por aquí y por allá, entre la hierba, se abrían flores luminosas como estrellas, y había doce albaricoqueros que durante la primavera se cubrían con delicadas flores color rosa y nácar, y al llegar el otoño se cargaban de ricos frutos aterciopelados. Los pájaros se demoraban en el ramaje de los árboles, y cantaban con tanta dulzura que los niños dejaban de jugar para escuchar sus trinos.

-¡Qué felices somos aquí! -se decían unos a otros.

Pero un día el Gigante regresó. Había ido de visita donde su amigo el Ogro de Cornish, y se había quedado con él durante los últimos siete años. Durante ese tiempo ya se habían dicho todo lo que se tenían que decir, pues su conversación era limitada, y el Gigante sintió el deseo de volver a su mansión. Al llegar, lo primero que vio fue a los niños jugando en el jardín.

-¿Qué hacen aquí? -surgió con su voz retumbante.

Los niños escaparon corriendo en desbandada.

-Este jardín es mío. Es mi jardín propio -dijo el Gigante-; todo el mundo debe entender eso y no dejaré que nadie se meta a jugar aquí.

Y, de inmediato, alzó una pared muy alta, y en la puerta puso un cartel que decía:

ENTRADA ESTRICTAMENTE PROHIBIDA
BAJO LAS PENAS CONSIGUIENTES

Era un Gigante egoísta…

Los pobres niños se quedaron sin tener dónde jugar. Hicieron la prueba de ir a jugar en la carretera, pero estaba llena de polvo, estaba plagada de pedruscos, y no les gustó. A menudo rondaban alrededor del muro que ocultaba el jardín del Gigante y recordaban nostálgicamente lo que había detrás.

-¡Qué dichosos éramos allí! -se decían unos a otros.

Cuando la primavera volvió, toda la comarca se pobló de pájaros y flores. Sin embargo, en el jardín del Gigante Egoísta permanecía el Invierno todavía. Como no había niños, los pájaros no cantaban, y los árboles se olvidaron de florecer. Sólo una vez una lindísima flor se asomó entre la hierba, pero apenas vio el cartel, se sintió tan triste por los niños que volvió a meterse bajo tierra y volvió a quedarse dormida.

Los únicos que ahí se sentían a gusto eran la Nieve y la Escarcha.

-La Primavera se olvidó de este jardín -se dijeron-, así que nos quedaremos aquí todo el resto del año.

La Nieve cubrió la tierra con su gran manto blanco y la Escarcha cubrió de plata los árboles. Y en seguida invitaron a su triste amigo el Viento del Norte para que pasara con ellos el resto de la temporada. Y llegó el Viento del Norte. Venía envuelto en pieles y anduvo rugiendo por el jardín durante todo el día, desganchando las plantas y derribando las chimeneas.

-¡Qué lugar más agradable! -dijo-. Tenemos que decirle al Granizo que venga a estar con nosotros también.

Y vino el Granizo también. Todos los días se pasaba tres horas tamborileando en los tejados de la mansión, hasta que rompió la mayor parte de las tejas. Después se ponía a dar vueltas alrededor, corriendo lo más rápido que podía. Se vestía de gris y su aliento era como el hielo.

-No entiendo por qué la Primavera se demora tanto en llegar aquí -decía el Gigante Egoísta cuando se asomaba a la ventana y veía su jardín cubierto de gris y blanco-, espero que pronto cambie el tiempo.

Pero la Primavera no llegó nunca, ni tampoco el Verano. El Otoño dio frutos dorados en todos los jardines, pero al jardín del Gigante no le dio ninguno.

-Es un gigante demasiado egoísta -decían los frutales.

De esta manera, el jardín del Gigante quedó para siempre sumido en el Invierno, y el Viento del Norte y el Granizo y la Escarcha y la Nieve bailoteaban lúgubremente entre los árboles.

Una mañana, el Gigante estaba en la cama todavía cuando oyó que una música muy hermosa llegaba desde afuera. Sonaba tan dulce en sus oídos, que pensó que tenía que ser el rey de los elfos que pasaba por allí. En realidad, era sólo un jilguerito que estaba cantando frente a su ventana, pero hacía tanto tiempo que el Gigante no escuchaba cantar ni un pájaro en su jardín, que le pareció escuchar la música más bella del mundo. Entonces el Granizo detuvo su danza, y el Viento del Norte dejó de rugir y un perfume delicioso penetró por entre las persianas abiertas.

-¡Qué bueno! Parece que al fin llegó la Primavera -dijo el Gigante, y saltó de la cama para correr a la ventana.

¿Y qué es lo que vio?

Ante sus ojos había un espectáculo maravilloso. A través de una brecha del muro habían entrado los niños, y se habían trepado a los árboles. En cada árbol había un niño, y los árboles estaban tan felices de tenerlos nuevamente con ellos, que se habían cubierto de flores y balanceaban suavemente sus ramas sobre sus cabecitas infantiles. Los pájaros revoloteaban cantando alrededor de ellos, y los pequeños reían. Era realmente un espectáculo muy bello. Sólo en un rincón el Invierno reinaba. Era el rincón más apartado del jardín y en él se encontraba un niñito. Pero era tan pequeñín que no lograba alcanzar a las ramas del árbol, y el niño daba vueltas alrededor del viejo tronco llorando amargamente. El pobre árbol estaba todavía completamente cubierto de escarcha y nieve, y el Viento del Norte soplaba y rugía sobre él, sacudiéndole las ramas que parecían a punto de quebrarse.

-¡Sube a mí, niñito! -decía el árbol, inclinando sus ramas todo lo que podía. Pero el niño era demasiado pequeño.

El Gigante sintió que el corazón se le derretía.

-¡Cuán egoísta he sido! -exclamó-. Ahora sé por qué la Primavera no quería venir hasta aquí. Subiré a ese pobre niñito al árbol y después voy a botar el muro. Desde hoy mi jardín será para siempre un lugar de juegos para los niños.

Estaba de veras arrepentido por lo que había hecho.

Bajó entonces la escalera, abrió cautelosamente la puerta de la casa, y entró en el jardín. Pero en cuanto lo vieron los niños se aterrorizaron, salieron a escape y el jardín quedó en Invierno otra vez. Sólo aquel pequeñín del rincón más alejado no escapó, porque tenía los ojos tan llenos de lágrimas que no vio venir al Gigante. Entonces el Gigante se le acercó por detrás, lo tomó gentilmente entre sus manos, y lo subió al árbol. Y el árbol floreció de repente, y los pájaros vinieron a cantar en sus ramas, y el niño abrazó el cuello del Gigante y lo besó. Y los otros niños, cuando vieron que el Gigante ya no era malo, volvieron corriendo alegremente. Con ellos la Primavera regresó al jardín.

-Desde ahora el jardín será para ustedes, hijos míos -dijo el Gigante, y tomando un hacha enorme, echó abajo el muro.

Al mediodía, cuando la gente se dirigía al mercado, todos pudieron ver al Gigante jugando con los niños en el jardín más hermoso que habían visto jamás.

Estuvieron allí jugando todo el día, y al llegar la noche los niños fueron a despedirse del Gigante.

-Pero, ¿dónde está el más pequeñito? -preguntó el Gigante-, ¿ese niño que subí al árbol del rincón?

El Gigante lo quería más que a los otros, porque el pequeño le había dado un beso.

-No lo sabemos -respondieron los niños-, se marchó solito.

-Díganle que vuelva mañana -dijo el Gigante.

Pero los niños contestaron que no sabían dónde vivía y que nunca lo habían visto antes. Y el Gigante se quedó muy triste.

Todas las tardes al salir de la escuela los niños iban a jugar con el Gigante. Pero al más chiquito, a ese que el Gigante más quería, no lo volvieron a ver nunca más. El Gigante era muy bueno con todos los niños pero echaba de menos a su primer amiguito y muy a menudo se acordaba de él.

-¡Cómo me gustaría volverlo a ver! -repetía.

Fueron pasando los años, y el Gigante se puso viejo y sus fuerzas se debilitaron. Ya no podía jugar; pero, sentado en un enorme sillón, miraba jugar a los niños y admiraba su jardín.

-Tengo muchas flores hermosas -se decía-, pero los niños son las flores más hermosas de todas.

Una mañana de Invierno, miró por la ventana mientras se vestía. Ya no odiaba el Invierno pues sabía que el Invierno era simplemente la Primavera dormida, y que las flores estaban descansando.

Sin embargo, de pronto se restregó los ojos, maravillado, y miró, miró…

Era realmente maravilloso lo que estaba viendo. En el rincón más lejano del jardín había un árbol cubierto por completo de flores blancas. Todas sus ramas eran doradas, y de ellas colgaban frutos de plata. Debajo del árbol estaba parado el pequeñito a quien tanto había echado de menos.

Lleno de alegría el Gigante bajó corriendo las escaleras y entró en el jardín. Pero cuando llegó junto al niño su rostro enrojeció de ira, y dijo:

-¿Quién se ha atrevido a hacerte daño?

Porque en la palma de las manos del niño había huellas de clavos, y también había huellas de clavos en sus pies.

-¿Pero, quién se atrevió a herirte? -gritó el Gigante-. Dímelo, para tomar la espada y matarlo.

-¡No! -respondió el niño-. Estas son las heridas del Amor.

-¿Quién eres tú, mi pequeño niñito? -preguntó el Gigante, y un extraño temor lo invadió, y cayó de rodillas ante el pequeño.

Entonces el niño sonrió al Gigante, y le dijo:

-Una vez tú me dejaste jugar en tu jardín; hoy jugarás conmigo en el jardín mío, que es el Paraíso.

Y cuando los niños llegaron  esa tarde encontraron al Gigante muerto debajo del árbol. Parecía dormir, y estaba entero cubierto de flores blancas.

CONCLUSIONES

La hermenéutica facilita la interpretación y comprensión,  ya sea de un                                                                     texto o de un suceso cotidiano.

Es de suma importancia diseñar estrategias académicas y didácticas que faciliten al estudiante la lectura, y de esta misma forma su análisis e interpretación.

Según el grado en el que sea aplicable el trabajo de comprensión, indicara su complejidad y se notara de esta manera el desarrollo cognitivo en cada edad.

BIBLIOGRAFIA

INTERACTIVO  Lenguaje 5

Editorial SANTILLANA

Bogotá, Colombia

2011

METAFORA Castellano y literatura 5

Editorial NORMA

Bogotá, Colombia

2008

PEDAGOGIA Y HERMENEUTICA

Jordi Planella

2001

Acerca de sandramilenar

Soy docente de prescolar

Publicado el noviembre 23, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: